EXPOSICIÓN COLECTIVA ARTISTAS DE ALMURARTE

GALERÍA LÉUCADE, 15 AL 29 ENERO. 

Socio: José Hernández Rubio

Desde 15 al 29 de enero podemos contemplar en la ya veterana Galería de Arte Léucade la exposición colectiva de varios artistas de ALMURARTE, la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de Historia del Arte y Bellas Artes. Sin duda, Léucade es una de las dos o tres mejores galerías de Arte de nuestra Región, avalada por el propio Ministerio de Cultura al seleccionarla por su dinamización del arte contemporáneo español en la era Covid, y por su incansable labor de realizar otras actividades culturales durante todo el año. 

Para los artistas de ALMURARTE resulta un privilegio exponer sus obras en este espacio. Todo ha sido fruto de una selección meditada, buscando el necesario equilibrio entre un grupo muy diverso de obras y artistas murcian@ (ello no quita que el resto de artistas de la asociación, desde el más experimentado hasta el más novel, posea una calidad más que considerable en sus trabajos). Por tanto, podemos apreciar distintas improntas estéticas, y así mismo, podemos percibir diferentes significados de relevancia. El conjunto de cuadros obedece a un formato casi idéntico, atendiendo a las condiciones expositivas, pero en cada uno de ellos adivinamos su personalísima manera de entender el arte. Algo tan obvio nos habla de unos artistas que libremente han expresado su inquietud creadora: una libertad que viene marcada por un arte contemporáneo que no quiere reglas, límites o academicismos. Por eso, nos encontramos con representaciones figurativas o realistas con conexiones con la naturaleza que nos envuelve, urbana, rural, social…pero con temáticas innovadoras, arriesgadas incluso. Y también hallamos obras de experimentación y abstracción, y también de rememoración de estilos de vanguardia, allí donde la plasticidad se convierte en fondo, en comunicación directa y sugestiva. 

Quizá tuviese razón el legendario filósofo Arthur C. Danto sobre “el fin de la historia del arte” en la posmodernidad, donde todo estaría inventado y donde solo quedaría por explorar pocos límites. Sin embargo, queda claro que, en nuestra era globalizadora se mantiene la pulsión del artista por seguir creando, se mantiene la urgencia de seguir comunicándose bajo unas técnicas que conocidas o no, tienen en Léucade un grato ejemplo.